Feb 082017
 

José Victoria
Decía hace unos días Carolina Bescansa, una de la pocas cabezas lúcidas que quedan en Podemos, que el choque de trenes protagonizado por Pablo Iglesias con Iñigo Errejon era inevitable por falta de voluntad de los dos conductores. Así será. Desde esta próxima semana, los seguidores de uno y otro o sus clanes respectivos tendrán la posibilidad de evaluar los daños en una organización cuyo control habrán de repartirse.

En principio, el gran vencedor serie un Iñigo Errejon cuya pretensión se limita mas que a vencer, a convencer al líder de que la organización, como el corazon de Alejandro Sanz, esta “partia” y que lo mas conveniente era bajan de un tren dispuesto a chocar.
Y no son los únicos. Nacho Alvarez, responsable del programa económico de Podemos o Carlos Fernandez Liria o Santiago Alva Rico se han pronunciado en similares términos… Nada, sin embargo evitara el choque de Pablo y los pablistas contra Iñigo y los Errejonistas. Dos clanes, dos proyectos que el el próximo lunes conocerán los destrozos consiguientes de una Asamblea Ciudadana que no solucionará nada. Podemos ya nunca será el Podemos ilusionante que saco del letargo a miles de personas hace un par de años. Eso ya no volverá nunca.
Lo que esta en cuestión es la magnitud del desastre, evaluar daños y hacer las reparaciones pertinentes para ver cuantos se mantienen aunque sea en la cubierta, en la intemperie a bordo del otrora llamado buque nodriza del cambio.
Las expectativas no son nada favorables. Alejado del susurro transversal de Errejon, Iglesias parece empeñado aen alejar lo mas posible a su alter ego. La ultima ocurrencia del “líder” no ha sido otra que desterrar a Iñigo de la Carrera de San Jerónimo a la Cibeles. Al margen del desprecio hacia madrileños y madrileñas que se apuntaron a Ahora Madrid, la última ocurrencia de los “pablistas” muestra a los disidentes el camino del exilio.
¿Y si gana el “errejonismo”. En ese caso el panorama será otra. Iglesias se ha comprometido a dejar la secretaria general y hacer la oposición desde el Consejo Ciudadano Estatal…
La salida de Iglesias de la SG obligaría a una nueva Asamblea General a la que no se sabe quien se presentaria ¿Otro duelo Iñigo Pablo? A lo mejor ni siquiera eso. Alguno de los pelotas del aparato puede estar haciendo una acampada frente a la sede de Princesa por si la elección se hace por sorteo.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.