Oct 142016
 

clanes-en-podemosJosé Victoria
En los medios proliferan estos días comentarios y supuestas noticias sobre una batalla de los supuestos clanes que formaron Podemos y que a día de hoy parecen enemigos irreconciliables. Y así seguirá la cosa a no ser que antes lleguen a algún acuerdo de distribución de cargos, poderes y recursos.
Y es que la división, la separación y la guerra eran previsibles. Imposible que existieran hace tres años cuando empezara el proceso porque no había nada que repartir. Y sin botín no hay pelea.

Pero ahora si hay recompensa que repartir, como en el resto de los partidos. Y el reparto cargos, poder y dinero… mucho dinero.
Y es un dinero que llega de subvenciones estatales, autonómicas e incluso locales. Unos ingresos intrascendentes en 2014 que rondaban los 3 millones de euros el año pasado y que en este ejercicio superará los 15 millones de euros.
El reparto de ese dinero ha incentivado las tensiones internas en Podemos desde el primer día. No hay más que ver las campañas de unos clanes contra otros que se han producido en redes sociales desde el primer hasta el último proceso electoral. Y especialmente por la desastrosa gestión de las elecciones municipales.
La decisión de la Asamblea fundacional de Podemos en Madrid, Vista Alegre de que Podemos no se presentara, con su marca, en las municipales desencadeno la mayor caza de brujos en la reciente historia de la política española. Los que no salieron electos en las listas municipales se lanzaron en todos los municipios a la caza y captura de los nuevos cargos electos.
Además, con esa decisión asamblearia, se facilitó la creación de decenas de nuevas marcas que, de momento, pueden dejar a la organización sin organización en comunidades tan relevantes como Galicia y Cataluña.
El caso es aquellos polvos han traído estos lodos. De los cinco políticos que pusieron los cimientos de Podemos: Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Iñigo Errejon, Carolina Bescansa y Luis Alegre ya solo queda tres en activo dentro de la organización. Y dos de ellos son los que se disputan, con su legión de seguidores detrás, el poder.
Pablo Iglesias, el comunicador, Iñigo Cerrejón, responsable de propaganda y Carolina Bescansa, la menos mediática de los tres pero la que tiene mayor capacidad técnica…
Y en esas estamos cuando estallan crisis en Madrid, en Cataluña en toda Andalucía, en Galicia, en Cantabria… en toda España, en todos los circulos, en todos los municipios. Esas crisis no encuentras solución política y tampoco reglamentaria ya que Podemos creo un partido pero descuido totalmente sus comisiones de garantías, responsables de que los podemitas cumplan los estatutos del partido.
Y ahora, para solucionar los problemas de organización, en lugar de poner en marcha esos comités de garantías, se decide a poner en marcha un nuevo proceso para decidir cuál de los dos aparatos, clanes, debe gestionar el partido. Es como si para curar una herida en el dedo se decide amputar el brazo… y todo ello en vísperas de unas nuevas elecciones generales.
Con todo ello podemos que ha pasado de cero a 71 diputados en solo tres años bien pudiera volver al cero en unos cuantos años… Solo hace falta que sus líderes sigan demostrando su incapacidad para gestionar la voluntad de cambio no más allá de cinco mil activistas y cien mil inscritos, activos, que aparecen en sus bases de datos.
Las ambiciones personales de quienes dirigen el invento podría acabar con un proyecto con el que grupos mediáticos, campañas de desprestigio, y las grandes empresas no han podido… Juego de Tronos… con cuenta corriente.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.