Mar 082016
 

ACNUR refugiados

ACNUR refugiados

La Unión Europea nunca ha ocultado que su objetivo es priorizar los movimientos de capitales y mercancias. Lo de los derechos humanos les es ajeno. El mayor drama humanitario tras la Segunda Guerra Mundial lo “resolvían” este lunes con un acuerdo que supondrá el pago de seis mil millones para que Turquia devuelva la frontera a medio millón de refugiados.

El Gobierno de Ankara, donde la vioilacion de los derechos humanos es sistematica, hará el trabajo sucio a cambio de dinero y beneficios politicos. Enfrente solo están las ONG, una parte de la izquierda y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados. ACNUR considera que los planes de devolución de inmigrantes de Grecia a Turquía y aseguró que la medida viola las leyes internacionales y de la Unión Europea.El alto comisionado también ha comentado que el acuerdo entre Turquía y la UE ACNUR no ha tenido arte ni parte.
El preacuerdo senalaque Turquía aceptará la devolución de todas las personas que se trasladen clandestinamente desde su territorio a Grecia.
A cambio los turcos podrían entrar sin visado a UE tras el acuerdo. Y ese acuerdo es claramente ilegal. “La expulsión colectiva está prohibida por la Convención Europea de Derechos Humanos, y la expulsión directa de extranjeros hacia un país tercero no es compatible con la legislación europea ni con la legislación humanitaria internacional”, dijo en rueda de prensa Vicent Cochetel, responsable para Europa del ACNUR.
Cochetel puntualizó que aún se desconocen las garantías que se aplicarían previamente a la expulsión, aunque mostró su estupefacción por el hecho “de que la Unión Europea establezca un acuerdo con un país tercero que tiene menos garantías que uno entre naciones comunitarias”.
El alto comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, recordó hoy a la UE que “una persona que busca asilo solo puede ser devuelta si se salvaguarda su protección”.
Cochetel indicó que ACNUR no se opone a que las autoridades turcas intercepten los barcos que intentan cruzar ilegalmente el Mediterráneo siempre y cuando una vez en tierra ofrezcan a los refugiados todas las medidas de protección adecuadas, aunque lamentó la falta de precisión de las autoridades.
“Estoy cansado de escuchar hablar de inmigrantes irregulares cuando el 91 por ciento de los que llegan a las costas griegas son sirios, iraquíes, y afganos que están huyendo de un conflicto y una persecución y no están solo buscando una vida mejor, por lo que tienen derecho a protección internacional”, añadió.
Unicef también se mostró preocupada por el acuerdo y especialmente por el hecho de que el 40 por ciento de los que llegan a las costas griegas son menores de edad.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.