Jul 042015
 

Yanis-VarufakisGrecia esta a pocas horas de poder elegir entre la dignidad o el miedo. La dignidad de responder no a una oferta, la de la Comisión Europea, que obliga a sus habitantes a perder sus pensiones, derechos sociales y libertad o adeptar el chantaje de los mercaderes de Europa que aceptan de brazos cruzados muerte de miles de inmigrantes que intentan cruzar cada año el Mediterraneo y que ahora quieren sepultar bajo la losa de una deuda odiosa al pueblo heleno.

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, ha acusado a los acreedores de tratar de “aterrorizar” a los griegos para que acepten la austeridad, advirtiendo de que Europa tenía tanto que perder como Atenas si el país se ve obligado a salir del euro tras el referéndum del domingo sobre los términos del rescate.

Después de una semana en la que Grecia suspendió pagos, cerró sus bancos y comenzó a controlar los capitales, los griegos votan mañana si aceptan o rechazan las duras condiciones que demandan los acreedores internacionales para ampliar el salvavidas que ha mantenido a flote al endeudado país.

Mientras los ciudadanos inundan las calles de la capital griega, con grupos a favor del “Sí” y del “No”, el gobierno de izquierdas insta a votar “No”, diciendo que los socios europeos están yendo de farol cuando advierten que supondría la salida griega de la moneda única europea, con impredecibles consecuencias para Grecia, Europa y la economía mundial.

Los sondeos de opinión publicados el viernes dieron una ligera ventaja al “Sí”, que está a favor de aceptar los términos del rescate, pero todas estaban dentro del margen de error y los responsables dijeron que la consulta estaba demasiado ajustada para pronosticar un resultado. El resultado queda pendiente del 9% que suponen los indecisos.
. “Lo que nos piden es que aceptemos la esclavitud eterna”, dijo Ermioni Tenekidou, un profesor de 54 años. Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania, el mayor acreedor griego y su crítico más duro, dijo que una salida de Grecia del euro podría ser sólo temporal.
“Grecia es miembro de la zona euro. No hay duda al respecto. Ya sea dentro del euro o temporalmente sin él: sólo los griegos pueden contestar a esa pregunta. Y está claro que no dejaremos a la gente en la estacada”, dijo Schäuble al diario Bild en una entrevista. Pero no está nada claro cómo funcionaría una salida temporal del bloque. Algunos economistas han planteado la idea de una suspensión temporal, en la que Grecia debería volver a una moneda nacional durante unos años hasta que se estabilice su economía.
Los socios europeos de Grecia dicen que la zona euro está mejor situada para minimizar el impacto de una salida de Grecia de la moneda única sobre su vulnerable flanco sur que hace unos años cuando estalló la crisis de deuda. Pero el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, dijo que Europa tenía más que perder que Grecia.
“Si Grecia se estrella, un billón de euros (el equivalente al PIB español) se perderán. Es demasiado dinero, y no creo que Europa se lo pueda permitir”, dijo Varoufakis en una entrevista. Varoufakis reiteró que dimitiría si los griegos votan “Sí”, y acusó a los acreedores de tratar de aterrorizar a los votantes limitando la línea de liquidez de los bancos griegos. “Lo que están haciendo con Grecia tiene un nombre: terrorismo”, dijo Varoufakis. “¿Por qué nos han forzado a cerrar los bancos? Para insuflar el miedo en la gente”.
Grecia supone apenas un dos por ciento del Producto Interior Bruto de la zona euro, pero su salida supondría un revés inmenso al prestigio del gran proyecto europeo de integrar a sus naciones en una unión que dijeron era irrompible. También supondría mayores dificultades para Grecia, golpeada por una de las peores crisis económicas de la era moderna que ha dejado a uno de cada cuatro trabajadores sin empleo, esquilmado las pensiones y los sueldos y alimentado la inestabilidad política.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.