Feb 102015
 

Ada ColauBarcelona en comú (Barcelona en común). Este será finalmente el nombre con el que la confluencia liderada por Ada Colau concurrirá a las elecciones municipales del próximo mes de mayo. La marca Guanyem queda, de esta forma, aparcada hasta nuevo aviso, al no haberse podido recuperar, por el momento, de manos de Julián de Fabià, el concejal catalán que, de forma sospechosa, registró esta denominación ante el Ministerio del Interior dos días antes que los impulsores.

Los organizadores de Guanyem no han querido arriesgarse y, ante la proximidad de los comicios, han preferido buscar un nombre alternativo a esperar a que se agote la vía administrativa para recurrir a los tribunales. “Tomaremos medidas penales para que el señor que posee la marca Guanyem no pueda presentarse a las municipales haciendo uso de ella”, aseguran fuentes conocedoras de esta batalla judicial.

En cualquier caso, y dejando su nueva denominación a un lado, Barcelona en comú es fruto del acuerdo de confluencia alcanzado entre Guanyem, ICV, EUiA, Podem, Procés Constituent y Equo, un acuerdo validado internamente por cada uno de los actores y que este martes se ha presentado en la Ciudad Condal.

Ada Colau, maestra de ceremonias, ha definido este acuerdo como “histórico” y ha recordado que “en manos de CiU Barcelona se está malvendiendo, por eso hay que sacarla del ayuntamiento y derrotar a Trias”. La activista ha reiterado que este proyecto es “de marcado protagonismo ciudadano” pero que “sin la generosidad de los políticos no habría sido posible”. “Frente común y sentido común”, ha señalado para justificar la elección de la nueva marca.

“El 24 de mayo la gente podrá votar dos modelos: el modelo del lobby y el modelo del ciudadano”, concluía antes de presentar a cada uno de los representantes de los actores políticos que han hecho posible esta confluencia.

Por parte de ICV, la regidora al Ayuntamiento de Barcelona Janet Sanz ha remarcado la heterogeneidad del proyecto. “Somos gente distinta pero con algo en común: no queremos una ciudad desigual y fracturada, queremos una ciudad al servicio de los barrios populares”. En este sentido, Sanz también ha hecho hincapié en que, para ICV, este acuerdo “no se podía rechazar”. Sanz ha aprovechado para arremeter contra la política de Xavier Trias, alcalde barcelonés: “Las inversiones en el Paseo de Gràcia, la Avenida Diagonal o la Marina del Port Vell demuestran que está secuestrado por el lujo y el clasismo”.

Representando a Podem Barcelona, el politólogo Marc Bertomeu ha reconocido que “un 91% de los militantes validaron esta confluencia” e invitaba a la ciudadanía “a sacar a Trias del Ayuntamiento” pero también “a instaurar un nuevo sistema de gobierno para que los ciudadanos puedan ejercer la política como herramienta de cambio”.

Según ha podido saber este diario, el acuerdo alcanzado por los movimientos y partidos confluyentes contempla varios puntos a tener en cuenta, entre los que destacan el sistema que se empleará para la celebración de las primarias; la financiación de la campaña electoral y la forma jurídica que tomará finalmente la confluencia.
Organización

Barcelona en comú se constituye como una organización conjunta, donde todos los actores se sienten representados. Esta organización se nutre de los grupos de trabajo formados en los barrios; los grupos sectoriales o temáticos y, finalmente, las comisiones técnicas.

Un movimiento que confluirá en dos espacios de decisión. La Coordinadora, formada por unas 30 personas entre gente de base y representares de ICV-EUiA, Procés Constituent y Podem (tres cada uno); y el Comité de Campaña, elegido por la coordinadora y que contará con unas 15 personas.

El día después de las elecciones municipales, toda esta organización de carácter provisional se constituirá como sujeto político para adaptarse a la nueva etapa de gobierno.
Primarias

La candidatura que concurrirá a las municipales se decidirá a través de unas primarias que tendrán lugar a principios de marzo. Durante las dos próximas semanas, cada candidatura deberá presentar a su equipo, decisión que corresponderá específicamente a cada cabeza de lista (o número 1).
La candidatura que concurrirá a las municipales se decidirá a través de unas primarias que tendrán lugar a principios de marzo
Cada candidatura presentará un equipo de 5 a 20 personas; los 10 nombres siguientes se reservarán a representantes escogidos en cada distrito con el compromiso de que sean nombrados consellers. Y el resto de la lista estará confeccionada por representantes de los ejes sectoriales y nombres simbólicos.

Así las cosas, a la hora de votar habrá dos sufragios en juego: uno que irá destinado a un cabeza de lista y su equipo de gobierno (lista cerrada) y otro a un conseller de distrito (abierto).

La candidatura encabezada por Ada Colau aun no está definida pero se espera que en los próximos días se anuncien los nombres de su equipo de gobierno. Fuentes cercanas a Guanyem insisten en que unas primarias abiertas podrían desmontar el equilibrio de estos equipos, que presumiblemente se definirán en base a criterios técnicos, pero respetando el acuerdo de confluencia.

La financiación de la campaña es otro de los acuerdos cerrados por los actores que forman Barcelona en comú. La idea que siempre se ha mantenido es la de fijar un presupuesto y sufragarlo a través de campañas de crowdfunding.
La formación fijará un presupuesto para su campaña y lo costeará a través de campañas de crowdfunding
Sin embargo, y siempre que no se llegue a la cifra deseada, cada actor se compromete a aportar un porcentaje a convenir de forma equitativa. En este sentido, ICV-EUiA se compromete a costear la parte de aquellas entidades o partidos que no puedan llegar a la cantidad acordada. Los ecosocialistas harían uso de su fondo para campañas electorales para avanzar este dinero.

Técnicamente, Barcelona en comú se constituirá como una coalición de partidos que integrará ICV-EUiA con el resto de actores confluyentes. Esta fórmula tiene muchas más ventajas de las que habrían tenido si se hubieran constituido como un único partido político.

Por dos motivos: el primero, la presencia mediática en la televisión pública (debates y bloques electorales); el segundo, las subvenciones públicas en cuestiones de mailing (envío de información y boletos durante la campaña electoral).

Ambos argumentos tienen su razón de ser en la presencia de ICV-EUiA, el único partido con experiencia en elecciones municipales y que en las de 2011 logró representación en un 50% de municipios con más de 10.000 habitantes (requisito indispensable para optar a la cuota mediática y la subvención por mailing antes citada).

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.