Sep 292014
 

RajoyMasEl sistema político español, constitución, instituciones, sistemas electorales mayoritarios… Todo está en crisis. Una crisis a la que no se vislumbra solución por mas que el Gobierno central de Mariano Rajoy se empeñe en llevar a las vías judiciales un problema político tras otro. Y la cuestión catalana no es un problema que tenga solución judicial como lo es el vasco u otros que puedan empezar a salir en los medios.

Por José Victoria

La incapacidad del nacionalista Rajoy para negociar con los nacionalismos periféricos de su misma cuerda política una salir a esta crisis es lo que está en el orígen de un problema sin sentido. Y un sinsentido histórico, económico o político.
Un no debate tan estéril solo podían tenerlo dos fuerzas de la derecha coaligadas para taparse sus mutuas verguenzas y corruptelas a costa de la ciudadania.
Que el referemdum catalán no está amparado por la constitución es tan evidente como no se esta debatiendo una cuestión juridica. Lo que se plantea es si una comunidad puede separarse del estado español. Y por supuesto que deberia poder desde un punto de vista estrictamente político. De la misma forma que se debe argumentar que si una parte no puede separarse del todo por precepto constitucional. Una constitución que esta pidiendo a gritos una reforma que le permita dar cabida a todos los españoles y no sólo a una parte como sucede hasta ahora.
La reforma debe ser debatida, cuestionada y reformada, como debe serlo una ley electoral que solo beneficia el bipartidismo caciquista que ja imperado hasta ahora en nuestro país.
Si la ciudadania catalana quiere depender directamente de Bruselas tiene todo el derecho a decidirlo. Y si Bruselas no les quiere también.
Pero eso nunca debe hacerse desde la imposición legal porque recordemos que las leyes no están para reprimir sino para canalizar y cuando lo primero domina a lo segundo estamos en vísperas de una revolución.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.