Sep 252014
 

Pablo IglesiasCayo LaraMientras Podemos sigue enfrascada en el debate de sus estatutos organizativos, informe político y documento de principios éticos, Izquierda Unida anda buscando su conexión perdida con un electorado al que nunca ha terminado de encontrar el pulso.Podemos acertó a la primera simplemente preguntandole al paciente que le dolia. A Izquierda Unida eso le sigue costando… mucho. Siempre ha preferido dar recetas que hablar con el enfermo.

Por José Victoria
El hecho es que ahora la organización coordinada por Cayo Lara aborda un período de reflexión que durante dos meses analizarán las vías para conocer mejor al “paciente”. El proceso culminará en una conferencia que tendrá lugar el próximo 22 de noviembre de la que saldrá una resolución que establezca de forma “clara y nítida” sus líneas de convergencia.
Para encarrilar el debate, un grupo de trabajo de nueve personas de la dirección de IU ha redactado dos documentos guía, uno programático y otro político, en los que comienzan hablando de convergencia “desde la más absoluta fidelidad y lealtad” a sus orígenes.
El documento programático apropone 30 medidas concretas “para un proyecto de país”, que van desde la regeneración democrática hasta una auditoría ciudadana de la deuda.
“Ningún miedo debería atenazarnos”, sostiene uno de los textos, recordando que la convergencia forma parte de la historia de IU y animando a afrontar el proceso “con ilusión”, conscientes de que “el tiempo histórico exige estar a la altura política”.
Para la coalición, la idea es llevar a las instituciones la unidad que ha habido en las calles durante los últimos años “en defensa de lo público y en la conquista de los derechos”, teniendo en cuenta que ganar las elecciones es “el medio” para lograr transformar la sociedad.
En este punto, analiza el surgimiento de movimientos sociales como el 15M y, aunque celebra la proximidad de sus reivindicaciones con las de IU, reconoce que también tiene una vertiente “negativa”, ya que “el arranque de la movilización y su desarrollo” no pasó por sus espacios políticos. “En su reivindicación de más y mejor democracia también imponían un alto nivel de exigencia a los modelos de organización interna de los propios partidos políticos”, asume como autocrítica.”.
Para Podemos no hacen falta demasiados médicos en torno al paciente. Les sobra con preguntar al enfermo. Asi no es fácil la confluencia a no ser, todo es posible, que los médicos se quiten la bata.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.